CONSTRUCCIÓN DE INDICADORES

En este apartado se muestra la metodología para el establecimiento de indicadores propuesta por el Departamento de Administración de la Función Pública de Colombia.
1. Identificación y/o revisión de los productos y objetivos que serán evaluados:
Esta primera fase implica determinar cuáles son esas áreas claves (procesos) o productos (resultados) de la organización que deben ser evaluados y, además, cuáles son los objetivos estratégicos que se pretenden alcanzar. En esta fase también es importante identificar las metas asociadas a dichos objetivos, las cuales son la expresión concreta de estos donde se les asigna un lapso de tiempo para alcanzarlos.

2. Número y tipos de indicadores:
El tipo y el número de indicadores van a depender de los objetivos que se desean evaluar y la naturaleza de la organización. Los criterios básicos para establecer los indicadores son los siguientes:
– Los indicadores deben arrojar información esencial para la organización.
– Debe definirse si pertenece al nivel operacional, intermedio o estratégico de la empresa.
– Deben responder a tipos de indicadores claramente definidos. Si es de eficacia, de eficiencia, etc.
3. Asignar responsabilidades:
Es preciso que en cada área de la organización se establezcan quién o quiénes serán los responsables de recopilar la información de los indicadores y elaborar un informe. Generalmente es el personal directivo.
4. Establecer referentes comparativos:
Como se señaló antes, es necesario que exista un referente para comparar permanentemente el indicador, ya que esto permite hacerle seguimiento y apreciar su comportamiento. Uno de los referentes lo constituyen los propios objetivos y metas de la organización. También pueden emplearse los resultados anteriores. Ej. Incremento de ganancias del año 2016 respecto al 2015.
5. Construir fórmulas:
En este paso se debe definir la fórmula con la que se medirá en indicador y su estructura. La estructura básica de un indicador contempla:
– Objetivo: para qué y qué mide.
– Definición: Descripción del indicador.
– Responsabilidad: área a la que pertenece y responsable.
– Recursos: Que se requieran para la medición.
– Periodicidad: cada cuánto tiempo es necesario evaluarlo.
– Referentes: para comparar el indicador.
– Puntos de lectura: se refiere al momento en que se va a evaluar (al inicio, en el proceso, al final).
6. Validación de indicadores:
En esta etapa se debe analizar si los indicadores son válidos y, por tanto, si ofrecerán información confiable para la toma de decisiones. Algunos criterios para validar los indicadores son: su pertinencia, coherencia con los objetivos y metas, su no redundancia, si es de fácil interpretación independientemente de quién lo mida, que los costos de la medición sean coherentes con el presupuesto asignado y que se puedan auditar.
7. Comunicar los resultados:
Consiste en elaborar el informe final de resultados de la evaluación para remitirlo al destinatario correspondiente.